(+34) 93 222 51 00 info@ondasdechoque.es

Título original: Extracorporeal Shock Wave Treatment for Chronic Diabetic Foot Ulcers.

Autores: Wang CJ, Kuo YR, Wu RW, Liu RT, Hsu CS, Wang FS, Yang KD.

Publicado en: Journal of Surgical Research 152, 96–103 (2009)

Artículo completo en: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18619622

DOI: 10.1016/j.jss.2008.01.026

Abstract: El objetivo de este estudio fue comparar la efectividad del tratamiento con Ondas de Choque Electrohidráulicas y el tratamiento con Oxigeno Hiperbárico para las úlceras crónicas de pie diabético.

De Agosto del 2006 a Enero del 2007, 72 pacientes con 72 úlceras diabéticas crónicas en la piel formaron parte de este estudio comparativo. Los pacientes participantes fueron divididos aleatoriamente en 2 grupos de similar demografía: 34 pacientes con 36 úlceras recibieron tratamiento por Ondas de Choque Electrohidráulicas, y 36 pacientes con 36 úlceras, recibieron tratamiento con oxigeno hiperbárico. A los pacientes del grupo de Ondas de Choque Electrohidráulicas se les aplicaron 1 sesión de ondas de choque electrohidráulicas cada 2 semanas por un periodo de 6 semanas (total de 3 sesiones de ondas de choque). Mientras que los pacientes del grupo del oxigeno hiperbárico recibieron tratamiento con oxigeno hiperbárico diariamente durante 90 minutos hasta un total de 20 sesiones.

Resultados: Los resultados del tratamiento fueron evaluados mediante examen bacteriológico, análisis histomorfológico e inmunohistoquímico y escáner de la perfusión sanguínea local.

La evaluación clínica del estado de las úlceras demostró que la terapia por Ondas de Choque Electrohidráulicas es más efectivo para el tratamiento de úlceras de pie diabético que la terapia por oxigeno hiperbárico. El 31% de las úlceras cerraron completamente, el 58% mejoraron y el 11% se mantuvieron sin cambios significativos, en comparación con tan solo el 22% de completa curación, el 50% de mejora y el 28% que se mantuvieron sin cambios en el grupo de oxigeno hiperbárico. Tras el tratamiento, ambos grupos mostraron una significativa reducción en el crecimiento de bacterias. Sin embargo, tras la Terapia por Ondas de Choque el 78% del grupo mostró un nulo o ligero crecimiento de bacterias, mientras que tras la Terapia por Oxigeno Hiperbárico, tan solo el 64% mostraron unos resultados similares. Se obtuvieron significativos mejores resultados en la perfusión sanguínea local, así como en la concentración y actividad celular, en el grupo de ondas de choque que en el grupo control. El grupo de Ondas de Choque Electrohidráulicas además demostró un aumento significativo considerable de eNOS (endothelial nitric oxide synthase), VEGF (vessel endothelial growth factor) and PCNA (proliferation cell nuclear antigen) en comparación con el grupo de oxigeno hiperbárico.

Conclusión: Las Ondas de Choque electrohidráulicas parecen ser más efectivas en el tratamiento de úlceras de pie diabéticas que la terapia de oxigeno hiperbárico.