(+34) 93 222 51 00 info@ondasdechoque.es

Autores: Claudio Guerra y Ernesto Amelio.

Unidad de Ondas de Choque del Departamento Quirúrgico del Hospital Universitario AOUI de Verona, Italia.

Introducción: Se demostró que la ESWT inducía la osteoneogénesis en ensayos con animales con huesos intactos y fracturados. Basándose en esos hallazgos, las Ondas de Choque se empezaron a usar para tratar pseudoartrosis en humanos en la década de los 80 del siglo pasado.

Método: entre 1997 y 2009 se trataron un total de 674 pseudoartrosis de hueso, con un seguimiento mínimo de 6 meses. La mayoría presentaban la pseudoartrosis en algún hueso largo.

El protocolo de tratamiento consistió en un ciclo de 3-4 sesiones (protocolo correspondiente a una maquina de Ondas de Choque electromagnética. Con una maquina electrohidráulica con 1 única sesión hubiese sido suficiente), dependiendo de las características intrínsecas de la pseudoartrosis.

No fue necesario ningún tipo de anestesia, ni general ni local. Todas las pseudoartrosis, si no estaban estabilizadas previamente, eran inmovilizadas.

Resultados: La unión del hueso se consiguió en un 78,6% de los pacientes. La no consolidación se produjo principalmente en pseudoartrosis atróficas. Algunos huesos, como el humero y el escafoides, fueron menos sensibles a las Ondas de Choque que otros huesos.

No se observaron complicaciones serias.

Discusión: La tasa de éxito de la terapia por Ondas de Choque es muy alta y comparable con los resultados obtenidos con el procedimiento quirúrgico. Se trata de un método no invasivo, y la cirugía es necesaria en los casos en que ESWT falla.

Conclusión: Estos resultados llevan a considerar al tratamiento con Ondas de Choque como un método terapéutico que no solo se caracteriza por su elevada tasa de éxito, sino también por lo bien que el paciente lo tolera y acepta, por la ausencia de complicaciones y ser no invasivo. Teniendo también en cuenta su bajo coste comparado con la cirugía, podemos decir que el tratamiento por Ondas de Choque debería ser propuesto como método de 1ª elección para pseudoartrosis de hueso.

Fuente: Estudio presentado en el 14º Congreso de la International Society for Medical Shockwave Treatment, celebrado en Kiel, Alemania, en Julio 2011